15 de Noviembre: Día Mundial sin Alcohol

Con motivo del Día Mundial sin Alcohol, Projecte Home Catalunya informa de la evolución del alcoholismo entre las personas atendidas por la entidad en los últimos cinco años. En este periodo, han aumentado un 57% los usuarios atendidos por adicción al alcohol. De este modo, un 41% de las persones adultas en tratamiento en Projecte Home este 2014 (hasta 31 de octubre) lo son por problemas con el alcohol, una cifra que en 2009 sólo era del 26% (ver gráfico). De este modo, el alcohol supera ya como sustancia principal de consumo a la cocaína, que ha ido disminuyendo hasta llegar al 40%.

Gràfic substància consum CAST

Los usuarios por alcoholismo son mayoritariamente hombres de una media de edad de 40 años y viven con la pareja o la pareja e hijos. En cuanto al perfil económico, sólo un 32% tienen en el trabajo su principal fuente de ingresos, seguidos por un 21% que dependen de las ayudas familiares y un 15% que cobran el paro o una pensión.

Sobre las características del consumo, la media es de 19 años de consumo problemático antes de acceder al tratamiento y la edad de inicio de consumo se sitúa entre la preadolescencia y la adolescencia. Por otro lado, el 70% de los usuarios por alcoholismo mantiene un consumo asociado a otras sustancias, principalmente la cocaína y el cánnabis. En comparación al perfil de consumidores de otras drogas, el usuario con adicción al alcohol accede al tratamiento en una edad más avanzada a pesar de que lleva más años de consumo antes de pedir ayuda y que ha iniciado el consumo más joven.

Fácil acceso y baja percepción de riesgo

La aceptación social en nuestro país del consumo de alcohol y la baja percepción de riesgo dificulta poder tomar conciencia del problema y es uno de los factores que explica la prevalencia de esta sustancia. El alcohol es una droga legal, barata y accesible para muchas personas ante la situación de crisis económica de los últimos años.

Ante esta realidad, Project Home insiste en la necesidad de potenciar las campañas de sensibilización del riesgo del consumo de alcohol, los programas de prevención en las escuelas (actualmente insuficientes), el cumplimiento de la normativa vigente de la venta de alcohol (con el objetivo de alejar la venta a menores) y la detección precoz y la efectividad de los tratamientos por alcoholismo.

Consumo de riesgo desde la adolescencia

A pesar de que los usuarios por adicción al alcohol tienen una media de edad más elevada que en otras drogas, la raíz del consumo problemático de alcohol se encuentra ya en la adolescencia. Según datos de la encuesta estatal ESTUDES 2012/2013 (Observatorio Español sobre Drogas. DGPNSD. MSSSI), el 82% de los jóvenes de 14 a 18 años ha consumido alcohol en el último año y un 31% se ha emborrachado en el último mes. Aun así, se trata de un consumo problemático que no se traduce en demandas de tratamiento debido a la falta de percepción del riesgo. Esto provoca que el problema se agrave a lo largo de los años y que se acabe pidiendo ayuda cuando el daño es más grande y la rehabilitación más complicada.

También es preocupante entre los jóvenes la práctica cada vez más extendida del ‘binge drinking’, consistente en beber una gran cantidad de alcohol en un breve periodo de tiempo con el objetivo de emborracharse. Hasta un 51% de los jóvenes de 17 años ha hecho ‘binge drinking’ en el último mes, según la encuesta ESTUDES. Este fenómeno supone un cambio en la manera tradicional mediterránea de consumir alcohol, más moderada y repartida a lo largo de la semana, y facilita el policonsumo otras drogas ilegales.