Las demandas de ayuda a Projecte Home aumentan un 15% los últimos dos años

Las demandas de ayuda a Projecte Home aumentan un 15% los últimos dos años

  • El incremento va asociado a un mayor deterioro de la salud física y mental así como de las condiciones socioeconómicas de las personas que piden ayuda.
  • La cocaína y el alcohol son las sustancias más problemáticas entre la población adulta atendida.
  • En los jóvenes y adolescentes, crece la adicción al alcohol y a las pantallas.

Con motivo del Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas, la ONG para las adicciones Projecte Home Catalunya ha presentado este miércoles 22 de junio los datos de atención de la entidad durante el 2021. En rueda de prensa, Projecte Home ha informado del aumento de un 14,7% de las demandas de ayuda por adicciones en los últimos dos años (del 2019 al 2021), es decir, desde el escenario anterior a la pandemia.

En total, son 2.216 demandas de ayuda el 2021, por 1.702 el 2020 (año afectado por el confinamiento) y 1.932 el 2019. El aumento de demandas va ligado a un deterioro de la situación en la que las personas llegan a la entidad. En estos casos, se observa un empeoramiento de la salud física y sobre todo de la salud mental. A la vez, las personas que piden ayuda lo hacen en unas condiciones socioeconómicas más precarias y una mayor situación de exclusión social.

Se trata de personas con múltiples factores de vulnerabilidad: en situaciones de desestabilización psiquiátrica, sin apoyo familiar, sin vivienda o sin autonomía para llevar a cabo gestiones básicas. Todo esto dificulta poder actuar de forma ágil y obliga a buscar respuestas más complejas y adaptadas a las necesidades individuales de la persona. A menudo, esto alarga el proceso de atención en la acogida y, sumado a la desesperación y urgencia del momento en el que se encuentran, acaba impidiendo que todas las personas que lo necesitan puedan empezar un programa de tratamiento.

En un contexto agraviado por la escasez de vías de financiación, Proyecto Hombre trabaja para potenciar y mejorar el trabajo en red con otros recursos y servicios y a la vez ha iniciado un estudio interno para ampliar y agilizar su capacidad de respuesta.

Mayor edad y mayor dependencia

Entre las 1.508 personas atendidas en los diferentes programas y servicios de atención y tratamiento de la entidad, la media de edad se sitúa en los 42 años. Es destacable que esta cifra haya ido aumentando en los últimos años (el 2012 era de 37 años) porque una mayor edad en la hora de iniciar el tratamiento significa un mayor recorrido en el consumo de sustancias y conductas adictivas, agraviando los efectos negativos en los diferentes ámbitos de la vida de la persona. Destaca también que las mujeres sufren todavía más estas consecuencias puesto que ellas empiezan tratamiento con una media de edad de 45 años mientras que en los hombres es de 41 años.

Precisamente, por el que hace el sexo, el 84,6% de las personas atendidas son hombres mientras que solo un 15,4% son mujeres, reflejo encara de la menor accesibilidad que tienen ellas para acceder a los programas de tratamiento de las adicciones.

Solo un 36,3% de las personas atendidas tiene en el trabajo la principal fuente de ingresos en el momento de iniciar el tratamiento, una cifra que el 2019 llegaba al 51,9%, y que es la más baja desde el 2014, época en la que todavía se notaban de forma importante las consecuencias de la crisis económica del 2008. Un 37,7% de las personas atendidas depende principalmente del paro, pensiones y otras prestaciones sociales para subsistir, un 23,3% de la familia y amistades, un 0,7% de actividades ilegales y un 2,1% otras fuentes. Entre las mujeres, destaca que tan solo el 25,0% tienen en el trabajo su principal fuente de ingresos. A nivel formativo, un 40,4% del total de personas atendidas no tiene estudios o solo estudios primarios, un 50,7% cuenta con estudios secundarios mientras que un 8,9% tiene estudios superiores.

En cuanto a la salud mental, un 27,7% de las personas usuarias sufren una patología dual, es decir, tienen diagnosticado algún tipo de trastorno mental además de la adicción. Entre los hombres, este tipo de casos son de un 25,3% mientras que entre las mujeres se incrementan hasta el 40,9%. Por otro lado, un 5,4% de las personas usuarias son portadoras del VIH.

La cocaína y el alcohol, substancias principales
Siguiendo la tendencia de la última década, la cocaína se sitúa como la principal sustancia de consumo entre las personas adultas que el 2021 pidieron ayuda a Proyecto Hombre con un 49,2% de los casos. El alcohol continúa siendo también una de las sustancias más problemáticas con un 36,7% de los casos. Después, siguen el cannabis con un 5,5%, la heroína con un 3,6%, las ludopatías con un 2,5%, las anfetaminas con un 2,0% y otras sustancias con un 0,7%. Nuevamente, se observan diferencias importantes en los patrones de consumo de hombres y mujeres. Mientras que en los hombres la cocaína provoca un 52,4% de las demandas de ayuda y el alcohol un 32,3%, en las mujeres la orden se invierte y el alcohol es el responsable de hasta un 62,4% de las demandas de ayuda mientras que la cocaína se sitúa en un 30,3% de los casos.

Según el Informe Europeo de Drogas 2022, publicado recientemente por el Observatorio Europeo de las Drogas (*EMCCDA), España es el país de la Unión Europea con un mayor consumo de cocaína a lo largo de la vida entre la población de 15 a 64 años (11,2%). El mismo estudio indica que, en el ámbito europeo, se observan altos niveles de disponibilidad y consumo de cocaína.

Aumento del alcohol y las pantallas entre los jóvenes

Entre los chicos y chicas atendidos al Projecte Jove, programa para jóvenes y adolescentes de 13 a 23 años, la edad mediana es de 19,7 años. Un 91,9% son chicos mientras que un 8,1% son chicas; y un 31,9% del total tiene algún tipo de trastorno mental añadido a la adicción.

En cuanto a la sustancia principal de consumo, este 2021 se observan novedades, con un incremento del alcohol y los casos de juego y abuso de las TIC. A pesar de que el cannabis sigue siendo la sustancia que más demandas de ayuda provoca entre los jóvenes y adolescentes, con un 49,3% de los casos, el alcohol pasa en un año del 15,8% al 25,4% de los casos. Del mismo modo, aumentan de forma significativa los casos de juego y abuso de las TIC, que pasan del 2,6% al 13,0% del total. La cocaína provoca un 8,0% de las demandas mientras que otras sustancias un 4,3%.

Por grupos de edad, se observan diferencias relevantes. Entre los adolescentes (13-17 años) es donde destaca más la incidencia del juego o abuso de las TIC, que ya provoca 1 de cada 4 casos atendidos (25,0%), a pesar de que el cannabis es con diferencia la sustancia principal (66,7%). Por otro lado, el alcohol causa un 8,3% de los casos restantes en esta franja de edad. Entre los jóvenes (18 años o más), el cannabis baja a un 45,6% de los casos, el alcohol sube hasta un 28,9% y el juego y abuso de las TIC se sitúa en un 10,5%.

La mayoría de los adolescentes y jóvenes que llegan a este programa lo hacen por la insistencia de los padres y madres. El consumo de sustancias u otras conductas adictivas suele ser la cara visible de situaciones multiproblemáticas que incluyen consumos abusivos de varias drogas, fracaso escolar, relaciones conflictivas con la familia, aislamiento social o bien conductas sexuales de riesgo, entre otros.

Para minimizar estas situaciones y conductas de riesgo se trabaja con los chicos y chicas cuestiones como la gestión emocional, el autoconocimiento y la autoestima, los valores, la utilización del tiempo libre, el pensamiento crítico, el uso saludable de las nuevas tecnologías o la información sobre drogas. También se trabaja paralelamente con sus familias, que tienen un papel capital para lograr los objetivos en este proceso de cambio.

Por otro lado, también se trabaja en institutos y escuelas con alumnado, profesorado y familias de cara a prevenir y reducir los riesgos del abuso de drogas y otras conductas de riesgo. El 2021 los programas de prevención de Projecte Home Catalunya han llegado a un total de 8.858 personas beneficiarias.

ACCESO A LA MEMORIA 2021