Lino Salas: “Todavía ahora la causa de las adicciones no se considera una problemática prioritaria a afrontar”

Lino Salas es patrón de Projecte Home Catalunya desde su fundación en 1995 y es una de las personas que mejor conoce la historia de la entidad tanto en Catalunya como en España. En los últimos treinta años ha trabajado en el departamento de comunicación y captación de fondos de Projecte Home Balears y también, durante un largo periodo, fue director de comunicación de la Asociación Proyecto Hombre y de la revista Proyecto. Hablamos con él con motivo de los 25 años de esta publicación y también para repasar los cambios en la comunicación y la sensibilización de las adicciones en todo este tiempo.

 

1.Se cumplen 25 años de la creación de la revista Proyecto. Tú que fuiste el impulsor, ¿cómo recuerdas aquel momento?

La revista nace a partir de una sugerencia del Centro Italiano di Solidarietà, de donde provienen las raíces de Proyecto Hombre, que ya editaba en Italia una publicación para darse a conocer. Tenemos que pensar que hace 30 años contar con una revista propia era tener una gran influencia en comunicación, muy diferente de hoy en día. Fue en 1991 cuando la lanzamos, yo me encargué de poner en marcha el proyecto por encargo de Tomeu Català, entonces presidente del Asociación Proyecto Hombre. Yo tenía experiencia en México trabajando en la comunicación alternativa, también conocida como prensa popular. La prensa de los campesinos, de la gente de los barrios… que a través de sus propios canales difundían las luchas sociales que no tenían espacio en los grandes medios. También en Projecte Home Balears había iniciado un taller de comunicación con los usuarios para transmitir sus propias vivencias, analizar la actualidad y acabar elaborando un boletín. Pero está claro, hacer una revista a nivel español era una cosa muy diferente.

2. ¿Cómo encaraste este reto?

Los primeros centros de Proyecto Hombre en varios puntos de España habían aparecido a mediados de los años ochenta. Ya hacía años que se trabajaba pero había una gran carencia de visibilidad. En aquel momento había un gran miedo y alarma social con las personas con adicción a la heroína, que era el principal colectivo atendido, pero todavía casi nadie conocía Proyecto Hombre. No se convocaban todavía a los medios, no se veía positivo aparecer en la prensa… Por eso era tan importante crear la revista. Tenía que ser un medio para dar a conocer a la sociedad el trabajo que se estaba haciendo y sus resultados con el objetivo de ganarse su confianza y credibilidad.

3. ¿Y lo conseguisteis?

Pienso que sí, crear la revista significaba abrirse a la sociedad pero había otros objetivos como por ejemplo acercarse a los profesionales del sector en un momento en el que había reticencias a una entidad nueva cómo Proyecto Hombre. La revista quería ser un puente hacia los profesionales y el mundo académico. Un medio que diera lugar a la reflexión y el debate, un espacio para todo tipo de expertos en el campo de las adicciones, fueran más cercanos a la metodología de Proyecto Hombre o no. La revista también tenía que servir para ser una atalaya de las problemáticas de adicciones. Hablar de lo que se hacía pero también prever estas nuevas realidades sociales. Además, la revista hizo una función estratégica ayudando a la organización a ver cuáles eran los retos y de cual era la manera de afrontarlos. Por ejemplo, la existencia de la revista permitió crear una política de comunicación para Proyecto Hombre a nivel estatal y ayudó a potenciar las relaciones públicas de la entidad.

 

“La revista Proyecto tenía que ser una atalaya de las problemáticas de adicciones”

 

4. ¿En todos estos años ha cambiado mucho la manera de trabajar la comunicación en el sector de las adicciones?

Creo que lo que ha cambiado es la realidad social y esto ha obligado a Proyecto Hombre a cambiar en todas sus áreas, desde la terapéutica a la de comunicación. Los cambios han ido sucediendo a partir de las demandas de la sociedad. La ayuda que pide la sociedad es cada vez más diversa. Si tu organización es capaz de responder a las necesidades, la organización crecerá fuerte. La única manera de seguir adelante y ser útil a la sociedad es adaptándose a la realidad.

5. ¿Como crees que ha variado la visión que tiene la sociedad de las adicciones? Es especialmente difícil la tarea de sensibilización de esta problemática?

Trabajamos en una causa en la que es difícil sensibilizar a la sociedad. Cuando hace 30 años empezamos a trabajar con las personas con adicciones había un gran rechazo y una condena social hacia este colectivo. Era muy importante, por lo tanto, trabajar para cambiar la opinión pública. Antes era más difícil que hoy en día pero, aun así, todavía ahora la causa de las adicciones lo tiene complicado para situarse como una problemática prioritaria a afrontar.

6. Años después de fundar la revista Proyecto también fuiste una pieza clave en la creación de Projecte Home Catalunya. ¿Cómo lo recuerdas?

Desde Projecte Home Balears participamos como centro que servía de referencia para guiar los primeros pasos de la nueva entidad. En Baleares sabíamos bien que en Catalunya había necesidad de abrir un centro propio porque en aquellos años llegamos a la cifra de un 20% de catalanes entre el total de los usuarios atendidos. Venían porque era el que les quedaba más cerca de casa. En la apertura de Projecte Home Catalunya fue clave el primer partido de fútbol contra las drogas, porque el dinero recaudado permitió abrir el primer centro.

 

“La única manera que tiene una entidad de ser útil a la sociedad es adaptándose a sus necesidades”

 

7. ¿De donde salió la idea de organizar aquellos partidos de fútbol solidarios?

Nosotros contábamos con el juez Baltasar Garzón, que previamente se había implicado apoyando a la revista Proyecto. Al cabo de un tiempo, Johan Cruyff, entonces entrenador del Barça, tuvo la idea de hacer un ‘partidillo’ solidario en el Mini Estadi. Pensando a quien se podía destinar la recaudación pidió la opinión a algunos de sus jugadores, que eran amigos de Baltasar Garzón, que era muy culé. Él les sugirió destinar los beneficios a Proyecto Hombre. A la idea se unió también un líder de opinión como Luis del Olmo. De un ‘partidillo’ se pasó a una gran noche de fútbol con 60.000 personas en el Camp Nou. Aquel partido, y todos los que vinieron durante los siguientes 14 años, supusieron un gran cambio en la visibilidad pública de los problemas de drogas. La implicación de tanta gente (público, deportistas, periodistas, empresarios…) es lo que permitió empezar a cambiar la opinión pública en la problemática de las drogas. Los partidos permitieron mostrar el buen trabajo que se estaba haciendo desde hacía años pero que hasta entonces era todavía desconocida.

8. Actualmente formas parte de la junta directiva del Patronato de Projecte Home Catalunya. ¿Cuál es tu tarea?

Creo que puedo aportar toda mi experiencia después de 30 años de trabajo en comunicación y captación de fondos en el sector de las adicciones. He podido vivir todo el desarrollo de Projecte Home desde sus inicios, conocer de primera mano los diferentes centros y sus equipos. Es una experiencia y un conocimiento que se puede compartir.