Una Memoria para hacer memoria: Joan Casasayas y Maria Carme Garbí

Joan C.

JOAN CASASAYAS. Exusuario del programa ambulatorio Nocturno y hijo de María Carme. Finalizó el tratamiento en 2009.

“Yo tengo dos vidas: una hasta los 36 años y otra de los 36 hacia adelante”

Maria Carme

MARIA CARME GARBÍ. Madre de Joan y voluntaria de Projecte Home.

“Como familiar te das cuenta que es un problema que le puede pasar a cualquier persona”

Joan Casasayas (JC): Tenía 36 años cuando empecé la terapia.

Maria Carme Garbí (MCG): Y ya han pasado ocho. ¡Ocho años muy buenos, muy diferentes! ¿Recuerdas cuando empezaste el tratamiento?

JC: Y tanto. Al principio mi consumo de drogas era social, cuando salía por la noche. Después ya empecé a consumir en solitario y llegué a un punto en que el consumo me sobrepasaba. Cuando me di cuenta que ya no podía más con mi vida, pedí ayuda. Recuerdo que el primer día que fui a Projecte Home llegué solo y me dijeron que tenía que ir acompañado de algún familiar.

MCG: Sí, y tú y yo nos convertimos casi en una pareja durante catorce meses. Íbamos juntos a todas partes.

JC: Tuve mucha suerte de tú, de mi hermano, de mis tíos, de mis amigos… Mucha gente me acompañó durante aquella época. El papel de la familia y los amigos es clave para salir adelante, es un aprendizaje compartido.

MCG: Tengo que decir que casi fuiste más una ayuda tú para mí que yo para ti. Desde el primer día te pusiste en manos de los terapeutas y tuviste una gran voluntad.

 

08032016-_DSC1237

JC: Vi que o seguía el tratamiento como me aconsejaban o que no saldría de aquello. Y eso que los dos primeros meses fueron muy difíciles. Pasas de ser una persona independiente a sentirte que dependes de los otros y que tienes que seguir unas normas.

MCG: Yo siempre digo que es como empezar de nuevo.

JC: Totalmente. Yo tengo dos vidas: una hasta los 36 años y otra de los 36 hacia adelante. Hasta entonces yo dependía de la droga y lo tuve que cambiar todo.

MCG: Como familiar te hace abrir los ojos y te das cuenta que es una cosa que le puede pasar a todo el mundo. Al final ves que tienes que vivir con más humildad y no juzgar a los demás.

JC: Lo más difícil durante el tratamiento es ser honesto contigo mismo pero es indispensable que lo seas.

MCG: No es fácil pero poco a poco van pasando los meses y ves que funciona, que lo que estás haciendo es útil y que las cosas mejoran. Yo me doy cuenta ahora que todo aquel esfuerzo te ha servido para ser más fuerte.

JC: Cuándo has pasado una adicción sabes que tendrás que estar alerta toda la vida. En estos últimos ocho años he tenido situaciones difíciles que he superado porque ahora sé como afrontar los problemas de otro modo.

 

Lee el resto de conversaciones